Ya tenemos Contrato Colectivo de Trabajo!!…. Nuestra Lucha (primera parte)

FIRMA DE NUESTRO CONTRATO COLECTIVO

Siempre me preguntaba cuales serían mis primeras palabras para hablar de la firma de NUESTRO CONTRATO COLECTIVO DE TRABAJO entre Conalep Nayarit y SITRAD. Nunca se puede estar tan seguro hasta que se viven los momentos, en lo que no fallé fue en que se trató de un momento mágico, imposible de describir cuando veía como se plasmaban las firmas que formalizaban por fin nuestra situación laboral con todas las prerrogativas que la Ley marca.

Como bien quedó anunciado un día anterior, viví cada instante de mi último día como PSP, porque significaba enterrar tantas situaciones de sufrimiento y zozobra, porté con un tono de nostalgia ese gafete azul – Blanco que dice PRESTADOR DE SERVICIOS PROFESIONALES con letras muy grandes como queriendo hacer entender a la fuerza cuál era nuestro papel y del que nunca debimos haber salido.

Ese gafete de PSP me acompañó pegado a mi pecho en innumerables momentos de desesperación, de impotencia, de valentía, de sublevación. Mi gafete presenció muchos eventos a los que pude asistir como un compañero mas en lucha, seguro de cual era nuestro objetivo y por que razón defendía con tanta fuerza nuestros derechos.

Ese gafete me escuchó gritar con todas mis fuerzas y los ojos colorados BASIFICACION en aquel día 1° de mayo. Mi gafete se convirtió en el símbolo de la injusticia, y a ratos cedió el lugar a otros de protesta que de igual manera buscaban obtener nuestros derechos.

Mi querido gafete estará siempre conservado en un lugar que recuerde la lucha de mas de un centenar de compañeros valientes que convencidos igual que yo cuales eran nuestros derechos.

Mi gafete pudo saludar más de una vez al lic. Huerta, la Sra. urías, Arturo, Ruvalcaba, Jorge, y todas las demás personas que nunca entendieron que solo buscábamos lo justo, al tenerlos frente a mi fue mi gafete como un reclamo enérgico de protesta al mostrarse firme frente a los que lo crearon como una forma de tapar el abuso, al esconder bajo una leyenda absurda todo lo que por ley se nos estaba negando.

Así pues mi gafete estuvo también presente en el inicio de una lucha larga, llena de cizaña, intrigas y descalificaciones, fue una lucha ejemplar, estuvimos siempre alertas en el aspecto legal, social, y lo más importante UNIDOS SIEMPRE.

Acepto que muchas veces tras mi rostro duro y seguro ante el adversario se escondía, al final de la batalla, ganas, unas inmensas ganas de llorar por mis compañeros, por mi, por esta lucha que a momentos parecía perdida.

Acepto haber perdido la cordura ante la mirada inocente de mi hija, que a veces preguntaba por que tanta ausencia y por que esa intranquilidad y por que su padre portaba leyendas en su pecho, tal vez poco hubiera entendido que en mucha parte esa pequeña era la razón.

No me arrepiento de ningún momento de esta lucha, al contrario, los volvería a vivir cada uno pero en cámara lenta esta vez, para disfrutar de nuevo el sabor del triunfo cocinado a fuego lento. Volvería a escribir cada una de las letras de este sitio, y portaría de nuevo mil leyendas en mi pecho.

A mis compañeros todos, mi reconocimiento y gratitud desde el fondo de mi corazón, fuimos un gran equipo que supimos rechazar con energía las voces envenenadas que anunciaban nuestra derrota, a ellos se debe esta victoria. Hoy al final de esta experiencia nos damos cuenta cuan importante fue la participación de cada uno de nosotros, de todos, incluida por supuesto por todos los demás compañeros que fomentaron nuestra unión. Pues cada ataque fue una confirmación de que teníamos la razón, y que unidos lograríamos nuestro objetivo.

Por supuesto que es obligado hablar de quienes trazaron el rumbo y definieron las trayectorias que habríamos de seguir, con un Comité Ejecutivo inexperto, como inexperta nuestra base, se dieron los pasos necesarios y contundentes que culminaron en nuestro triunfo. Me tocó ver muchas veces en los rostros de quienes estuvieron al timón, la tristeza por atravesar problemas personales en sus hogares, por no tener los recursos suficientes para pagar tal o cual cosa, ojos desvelados, esperanza y desesperación, organización y desorganización, aciertos y desaciertos. Pude presentir incluso labios que estuvieron a punto de abrirse y decir ‘Yo me voy’. Pero nunca lo escuché.

Llegamos al final presumiendo que no fue necesaria la violencia ni exponer a nuestros compañeros a situaciones difíciles. Tal vez tuvimos suerte, tal vez se dieron las condiciones, tal vez tuvimos la inteligencia suficiente de llevar esto por buen camino, tal vez todo!!

Reconozco y no me equivocaría si hablo por mis demás compañeros la gran apertura y disposición por la parte patronal, representada por el maestro MOISES CORRALES ZAVALZA, quien mostró la experiencia que ha adquirido a lo largo de los puestos en la administración pública que le ha tocado desempeñar. Si esto lo escribiera urías diría ‘Nada que ver’. La participación del maestro MOISES fue determinante y solo podemos responder a ese gesto con compromiso por elevar la calidad de nuestro colegio, que por cierto se me llena la boca en decir ‘nuestro’ por que a decir verdad, hoy Conalep ‘ES MAS NUESTRO’ y por tanto debemos cuidarlo. Es momento de demostrar por que nuestro lema es UNIDAD, TRABAJO Y EXCELENCIA y nos toca ahora hacerlo evidente.

Hoy es muy grato hablar de todo esto como algo pasado, es muy grato haber presenciado el día de ayer LA FIRMA DE NUESTRO COLECTIVO DE TRABAJO, en el hotel Marival de nuevo Vallarta a eso de las 3:30 P.M. Llegamos hasta ahí en autos particulares, o autobuses. Todo era tensión y alegría contenida, y al fin pasamos al salón donde esperaba al fondo una manta que decía ‘Bienvenido señor gobernador’ en medio de los logotipos de Gobierno del Estado y Conalep Nayarit. Fue estimulante escuchar el mensaje del gobernador, quien asistía al lugar en calidad de testigo de Honor, y de paso aprovechó para dar a cada quien su regañada, a nosotros nos pidió compromiso, entrega y que hiciéramos bien las cosas, a su gabinete el respeto por nuestra organización, NUESTRO SITRAD.

Cuando el acto se había consumado, salió entre las cámaras y reporteros y yo pude abrazar a todos mis compañeros sellando en ese abrazo la culminación de la lucha, pero no para siempre, la culminación de nuestra primer lucha. Esta vez las lágrimas fueron de felicidad, ahora mis ojos tuvieron libertad de que hicieran lo que quisieran hacer, y mi pecho ha cambiado su viejo gafete por una CREDENCIAL QUE DICE DOCENTE.

¡Tenemos contrato colectivo!

Hoy al rededor de las 3:35 pm hora de Nayarit se firmó nuestro tan preciado contrato colectivo. La firma se dio con el Gobernador del Estado, Ney González Sánchez y la dirigencia de nuestro sindicato en la representación de Juan Manuel Oceguea, Secretario General.

Así, en el SITRAD estamos de fiesta y, más que nunca comprometidos con el Trabajo y la Excelencia en todos los ámbitos de nuestro quehacer como formadores para la vida.

Mi ultimo día como PSP.

Hoy es mi último día como Prestador de Servicios Profesionales, aunque algunos compañeros ya portaban una nueva credencial en la que se podía leer al calce de su nombre la leyenda DOCENTE, fue como estar en otro conalep, ver a Huerta pero con ojos de otro Huerta, ver a Jorge pero con la calva de otro Jorge, salidos de no se donde, pues se les resbalaba lo amable por todas partes. No lo digo con mofa sino para expresar lo distinto que estuvo hoy el ambiente en conalep, ver ir y venir a todos los maestros con un brillo especial en los ojos y hasta el que traía grandes problemas familiares sonreía. O no se si era la boca que sonreía o eran mis ojos que veían felicidad por todas partes.


Pero yo trabajé con un sentimiento que me retumbaba el corazón, hoy mi sesión de clase fue mucho muy diferente.

Hoy fue mi último día como Prestador de Servicios Profesionales en conalep, la astuta argucia de que se vale el gobierno federal para des responsabilizarse de sus deberes, por fin fue conjurada en Nayarit.


Fue inevitable recordar pequeños eventos a manera de relámpago con cada compañero que veía, la maestra Lizbeth esperando satisfecha la llegada del día viernes sentada en la sala de maestros y no en la tosca oficina de Huerta escuchando gritos, la maestra Guille sonreía muy feliz, nuestra querida compañera que es toda una institución en conalep, con sus veintitantos años de servicio.


La maestra Alicia Valencia con una risilla que la delataba tras el rostro serio que suele poner cuando rechaza las tesis de sus estudiantes.


El maestro Ariel que pone a temblar a medio mundo cada vez que habla, tenía un timbre menos gruñón.

El maestro José Luis que hizo tanto renegar a su queridísima amiga urías con la famosa sala de maestros, parecía acomodarse en una posición desparramada en el sillón como si al sentarse en el sillón pretendiera perpetuarlo.


Los alumnos iban y veían y parecían tan distintos a aquel desgraciado día en que fueron tan vilmente agredidos por su otrora madrastra. Y pedían en unísono “Que salga la dire, que salga la dire”, y ya su gafete decía ‘ESTUDIANTE’ en vez de la leyenda ‘A mi no me acosan mis maestros’.


Tuvimos momentos difíciles, muy duros, pero supimos saber llegar al final. Hoy el inventario es una urias desterrada, un Huerta Derrotado, algunos administrativos con la cola entre las patas que no saben ni como acercarse a los maestros, y el silencio miserable de quienes apostaron todo a que terminaríamos despedidos.


Es muy cierto que no podemos decir que las cosas han terminado cuando faltan aun menos de 24 horas para el desenlace final, pero también lo es que demostrado ha quedado nuestra unión y fuerza.

Así que sin afán de sonar amargado ni a rencor, quiero preguntarle a nuestra estimada urías en cualquier lugar que se encuentre, Como le ha quedado el ojo señora?. A que sabe la derrota como enemiga de las causas justas? Que habrá de contar a sus amistades de mucho mundo (nacos de papa en la boca) cuando les presuma que ha sido funcionaria de este gobierno? Que falló y que la corrieron por no saber hacer bien las cosas, que ahora la buscan para que explique algunos faltantes en la escuela?.


Si puede señora mía me saluda de paso a su gentuza que jamás aprendió un mínimo de buenos modales y humildad. Nosotros por lo tanto esperaremos el amanecer para firmar nuestro CONTRATO COLECTIVO DE TRABAJO, y dar de baja la sombra del PSP.

Felicidades a todas las mujeres. a un año de aquel vergonzozo acto.

Hoy desde muy temprano, recordé que es el día Internacional de la mujer, y por consiguiente vinieron a mi mente aquellos momentos de hace un año cuando nuestra compañero Lizbeth Balbuena, en estado de embarazo fue ofendida por nuestro jefe de formación técnica Carlos Ernesto Huerta López. Ese momento se queda para los recuerdos de SITRAD como uno de tantos episodios que nos ha tocado vivir por lograr lo que por derecho le corresponde a todo trabajador en México.

Hoy precisamente que vi a nuestra compañera pude ver su rostro tan distinto a aquella vez en que la vi llorar  desesperada por haber sido humillada.

Este es tan solo un ejemplo de las muchas acciones emprendidas en nuestra contra por el solo hecho de organizarnos, pero este episodio invita a reflexionar por supuesto en cuan diferentes son los tiempos de hace apenas unos meses. Me di a la tarea de revisar esta página y pude revivir cada momento, pude sonreír a ratos y ponerme melancólico en otros, y no pude dejar de sentirme orgulloso de nuestro movimiento, de nuestra gente, de todos los que hemos aportado para que las cosas hayan llegado hasta este punto.

Hoy vemos más próximo el instante de ver cristalizados nuestros anhelos, hoy se siente raro charlar de otras cosas que no sea la preocupación de esperar un nuevo ataque, me siento extraño participar de la tertulia en los 30 y 20 minutos de receso entre mis compañeros, a los que he aprendido a valorar también como amigos y no solo como compañeros.

Hoy se siente tan diferente ver a nuestras compañeras embarazadas, que hasta se puede exhibir la invitación para el festejo de su ‘baby shower’ sin la tarea de tener que esconder su estado por miedo a ser despedida. Los que leen estas líneas saben que me refiero a nuestra compañera Liliana Gastélum quien hoy está empezando a disfrutar los logros de las batallas en las que ella también ha participado activamente.

No recibieron nuestras compañeras ningún reconocimiento de la parte oficial en este su día, pero sabemos que tendrán en cambio junto a todos nosotros la dicha de sentirse reconocidas por el resto de su vida como mujeres de lucha, trabajadoras, maestras, como simplemente mujeres, plasmado en un trabajo DE BASE.

Nunca hemos peleado por tener el aplauso, la labia, la carriola, la sobada de espalda, el beso hipócrita, ni el saludo falso, como sucedía hace poco. Lo único que peleamos es tener lo justo.  Estoy seguro que con reconocimiento o no, la maestra conalep festejará siempre su día, dando lo mejor de si dentro de un aula.

Hoy a un año de aquel vergonzoso acto contra una mujer embarazada, deseamos a todas las mujeres de conalep, (también a usted lic. Norma) tengan siempre ese don invisible que las hace fuertes, inteligentes, hermosas.

Hoy a un año de aquel vergonzoso acto  contra una mujer embarazada, extraño pisar recién trapeado el piso de cerámica donde antes tuviera la leyenda ‘Punto de reunión’, me parece sordo el muro de enfrente que antes guardara un letrero que decía ‘sala de maestros’. Me parece en resumen tan triste y tan feliz la escuela sin aquella mujer guera  que solía deambular por los pasillos y que todos llamamos ‘la señora urías’.

Pero también es emocionante esperar la fecha elegida en que habrán de signarse nuestros anhelos y los frutos de todo nuestro esfuerzo, a un año de aquel vergonzoso acto.

HAY QUE OLVIDAR LO QUE NOS OFENDIMOS, Y HACER DE CUENTA QUE HOY NOS CONOCIMOS…

Que tal señor OROZCO, le saludo de nuevo, esta vez muy contento (espero no sea llamarada de petate) por los compromisos que se acaban de establecer entre parte directiva y sindicato, ya ve?, que le costaba? Es solo cuestión de un poquito de voluntad.

Pero mire, solo me gustaría hacerle algunas pequeñas observaciones, de ninguna manera fue nuestra intención denostar su imagen, me parece que para decir la verdad no necesariamente se tiene que ofender, y acepto que los escritos han estado fuertes, pero también acepte que tenia que ser así, LASTIMAR A NUESTRA BASE ES MUY DELICADO PARA SITRAD y jamás permitiremos ser tratados de manera injusta.

Pero bueno, este escrito tiene la finalidad de corresponder a ese espíritu de participación, le decía que me alegra y mucho que se haya dialogado, nada mejor para solucionar los grandes conflictos, pero mas me agrada saberlo comprometido!!

Y RECIBA A CAMBIO NUESTRO COMPROMISO DE COADYUVAR A ELEVAR LA CALIDAD EDUCATIVA de nuestro conalep, nuestra gente es sana y muy capaz, lo ha demostrado cada vez que se tiene la oportunidad, no pretendemos de ninguna manera abusar de los privilegios de un sindicato y escudarnos en sus enaguas para cometer tropelías en contra de nuestra fuente de ingresos, quiero manifestarle que tenemos atornillado a nuestro cerebro y corazón nuestro lema UNIDAD, TRABAJO Y EXCELENCIA, y me parece que no hace falta hacer de ello una poesía para enaltecer esos valores, lo hacemos cada día, TODOS NOS HEMOS MANTENIDO UNIDOS, TRABAJANDO SIEMPRE, TENIENDO COMO META LA EXCELENCIA  AUN EN CONDICIONES ADVERSAS, hemos demostrado nuestro profesionalismo y guardado nuestras mantas tras los treinta minutos para regresar a las aulas. Y ese profesionalismo y esa entrega es lo que le podemos ofrecer, resulta absurdo suponer que nuestra actitud sea contraria si una parte de nuestra vida se llama CONALEP, ahí tenemos entre sus aulas tiradas nuestras canas, y mucha gente nuestra ha visto nacer y madurar generación tras generación, y han hecho de sus alumnos sus amigos, han llorado y aprendido con ellos, se han enfadado, alegrado y crecido con ellos. Y todos los posibles sinsabores pasados durante el semestre se olvidan cuando se llega el día soñado de esperar un aplauso el día de la clausura para recibir la mención, el reconocimiento ahí de pie en medio de la sociedad en un teatro a reventar. ¿Cómo suponer que no estamos comprometidos con conalep? ¡Solo el que no es maestro no puede verlo con los mismos ojos!!

Por supuesto que debe usted esperar de nosotros el trabajo, la entrega, el esfuerzo. No podemos hacerlo de otra manera. es mas, de ser posible haremos a traves de esta vía nuestras propuestas para que nuestro conalep 257 pueda crecer aun mas.

Pero debe usted comprender señor OROZCO, que así como somos gente de trabajo, también somos gente que sabe defenderse, y no lo pensará dos veces si de nuevo, nos sentimos agraviados por la intolerancia de quienes confunden el servicio público con el autoritarismo.  No fueron falsas nuestras palabras de mantenernos prestos! Sin embargo creo que estará de acuerdo conmigo que las descalificaciones y los ataques a nadie conviene, debemos ambos, hacer de lado este tipo de conflictos y centrarnos cada uno en hacer bien nuestro trabajo. Y como estoy seguro que si está de acuerdo conmigo, entonces, adelante señor OROZCO, SITRAD le cede el paso de cortesía.

Que tenga buen día.