DIECISEIS DIAGONAL DOS MIL CINCO

DIECISÉIS DIAGONAL DOS MIL CINCO será por siempre un dato que recordaremos todos los que hicimos posible este primer año de lucha y los que indudablemente habremos de acumular. Por supuesto que me refiero a todos los que integramos SITRAD y a nuestros adversarios porque sin ellos no habría habido lucha, a la fecha hemos defendido honrosamente cada uno de los momentos que juntos nos ha tocado vivir. Un día como hoy pero de 2005 se reconoce oficialmente nuestro sindicato con el número de registro DIECISEIS DIAGONAL DOS MIL CINCO.

amanecer

Sólo quienes formamos el SITRAD podemos entender el significado de esta lucha, nuestro sindicato no es de esos de abolengo, es de lucha viva, de estar de pie, bajo los árboles, no haber comido, estar cansado, desvelado, sin equipo, bajo el sol, y nadie, nadie se fija en eso todos nos concentramos en la esencia, nuestro espíritu, algo que me merecemos porque seguramente basta con mirar de reojo y contemplar a nuestros hijos dormidos en nuestro regazo de cansados, yo analizo a mis compañeras maestras que pronto serán madres y me pregunto cuan felices y orgullosas deben sentirse de ser protagonistas de su propia lucha y tener la oportunidad de disfrutar de sus frutos recién alcanzados, porque tengo toda la fe que cuando salga el primer llanto nuestra situación será diferente. Me pregunto también que pasará con nosotros un día después de firmar el contrato colectivo, que se sentirá ya no sentirte espiado, agredido, señalado, ya no tener el pensamiento de escuchar tu teléfono y salirte como estés y llegar de donde estés para acampar o para pelear, para gritar o para marchar. Me pregunto cuanta falta me hará sentirme guerrero otra vez, que diré o pensaré cuando me quite el moño rojinegro, me pregunto a que sabe la tranquilidad, me pregunto cual será el sabor de la justicia y el color de la verdad.

gafetes

Siempre he pensado que los valores humanos son universales, y que, aunque te encuentres en otro frente de lucha siempre el valor te llama y te hace reconocer lo que es correcto y lo que no, y yo veo pasar a Huerta de arriba a bajo, y me digo no se puede ser tan ciego para no reconocer que peleamos por algo justo. Y hace unos dias platicando con un administrativo, me decía que Huerta, en una reunión que tuvieron hace poco todos los administrativos, decía: ‘Los derechos de los trabajadores son irrenunciables’ se refería a una propuesta de adherirse al sindicato de los administrativos pero solo como plaza sin ser ellos auténticos dueños de esas bases, y vivir para creerlo!! Me comentaban que a Huerta le brillaba el ojo y con tono emocionado decía que iban a tener ciertos derechos. Quien lo pensara de Huerta, el que ha hecho de todo por destruirnos, que ha convocado sin éxito la formación de otro sindicato, que ha inyectado el veneno entre nuestros propios compañeros, él habla de adheririse a un sindicato que no es suyo, un sindicato prestado, con un salario y derechos laborales alquilados, tener derechos laborales aunque sea un ratito.Y yo lo entiendo muy bien porque yo también tengo esos sueños, porque esos sueños los he hecho mi lucha desde hace un año, porque muchas veces me la he pasado sin dormir pensando en lo mismo.

Y puedo decirle a Huerta que solo pisó la antesala, acá dentro en casa pobre pero propia saben mas ricos los anhelos. Y aunque tu único patrimonio material del sindicato sea solo una lona donde se lee DIECISÉIS DIAGONAL DOS MIL CINCO, te sientes grande porque la ley te protege porque te lo ganaste. Y quien juzga por encima ¿Cree acaso que no sentimos nada cuando te ofenden, te acosan, te señalan, cuando pasas a un lado de un administrativo y tienes que guardarte el saludo que antes le dabas como compañero de trabajo al ver su rostro adusto que te dice eres mi enemigo? ¿Por qué la división? Solo estamos peleando por algo que ustedes ya tienen compañeros!! ¡Nosotros no somos sus enemigos, somos compañeros de trabajo, no es necesario el espionaje, no hace falta la cisaña, para que la intriga, nuestra lucha no es contra ustedes, no les quitaremos nada al tener seguridad social, no pretendemos dividir, pero tampoco queremos unirlos a nuestra lucha, solo queremos realizar nuestro trabajo y que ustedes realicen el suyo, ustedes no son nuestros patrones por eso la lucha no es contra ustedes!! ¡Nadie puede obligarlos a que nos espién porque no es su trabajo, nadie puede presionarlos para que se unan en contra nuestra porque ustedes tienen sus propias tareas, tengan la seguridad que jamas me molestaria el saber que alguien de ustedes puede aspirar a una mejor calidad de vida. Yo recuerdo muy bien, haber visto a mi compañera Vero en un modesto vehículo y hoy me da gusto que haya mejorado, de seguro se lo merece y es producto de su esfuerzo pues ella lleva ya muchos años en conalep, y así he visto mejorar a varios compañeros mas, entonces por que la molestia compañeros? que pasará mañana cuando todo esto haya pasado, que tendremos en conalep? ¿Dos bandos irreconciliables? Pensemos un poco en nuestros alumnos, no podemos vivir así en el rencor y la intriga porque todo redunda en el servicio que les otorgamos a ellos. Sabemos que es inevitable que eso suceda mientras tengamos este conflicto pero por favor no lo condimentemos mas.

los tres amigos

DIECISEIS DIAGONAL DOS MIL CINCO, representa eso y muchas cosas, encierra lágrimas, ilusiones, esperanza. Por haber conseguido DIECISEIS DIAGONAL DOS MIL CINCO, hemos tenido que ser humillados, difamados, espiados, burlados, y lo mismo hemos tenido que esperar horas frente a palacio, faltar a nuestros otros empleos, pelearte con tu familia en un arranque de incomprensión, quedarte sin dinero, que ver que tus compañeros son despedidos sin motivo justificado.

DIECISEIS DIAGONAL DOS MIL CINCO, es un gafete de protesta, un auto grafiteado, una nota en el periódico, una casa de maestros de cartón, una cámara que te vigila, un micrófono escondido, un alumno que te graba, un moño rojinegro, un asalto a las 6 de la mañana, un plantón que se levanta.

DIECISEIS DIAGONAL DOS MIL CINCO también representa un pleito entre colegas, un abogado que te roba, un chisme furtivo, un maestro que traiciona, una huelga negada, un sillon en la explanada.

Pero antes que todo, y gracias a que han existido todos los motivos anteriores, DIECISEIS DIAGONAL DOS MIL CINCO representa fuerza, coraje, arrojo, decisión, empeño, iniciativa, UNIDAD, TRABAJO, Y EXCELENCIA.

registro.jpg

Be Sociable, Share!

Un pensamiento en “DIECISEIS DIAGONAL DOS MIL CINCO

  1. Una vez mas reitero mi apoyo hacia los maestros que dicho sea de paso soy esposa de uno de ellos y orgullosa de ver como el mismo esta luchando no solo por sus derechos, sino tambien por los de su familia, por lo que ademas de mi apoyo incondicional a el vaya mi apoyo para todos sus compañeros y compañeras y si es necesario ir a la huelga cuenten con una servidora que tambien estare al pie del cañon para apoyarlos y por favor señora directora reconozca que los maestros no piden mas que lo justo y es curioso que solo usted no lo entienda asi pues tanto los alumnos como los padres de familia ya lo han entendido y como en una ocasion afirme no es posible que les enseñen por un lado a los alumnos a defender sus derechos laborales y por el otro negarlo a quienes forman parte de esa casa llamada conalep.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *