Sitrad, hace un año…

06091116390500.JPG06091116382000.JPG06091116352300.JPGHace cinco años, sentado en la sala de maestros de conalep me enteraba de una terrible noticia que, seguro antes de llegar a mi había dado ya la vuelta al mundo varias veces, me decía el maestro Victorino, ¿te enteraste que están atacando a estados Unidos? Yo pensé que se trataba de una broma, pero al terminar mi jornada de trabajo en Conalep y llegar a mi casa pude ver con horror cómo la gente desesperada saltaba por las ventanas de esas gigantescas torres, otras más llorando y angustiadas solo se asomaban a través de ellas, y lo que siguió,  …. Lo que siguió lo conocemos ya todos.

Eran otros tiempos en Conalep, era la era del abuso, una noticia trágica como ésta solo armonizaba con el entorno laboral de conalep.

Hace también un año se creo el SITRAD por razones ya narradas con suficiente oportunidad en este espacio, nació nuestro pedacito de esperanza para todos los que integramos SITRAD. Estaba sentado en Sala de maestros de Conalep cuando a las 7:50 del día 12 de septiembre me enteré de la increíble noticia. A escondidas se había fabricado el plan. Se habían estado reuniendo un grupo de compañeros para dar lugar a lo que hoy es el SITRAD. Creo que muchos no tenemos con exactitud muchas fechas, el tiempo y la forma en que se han desarrollado muchas cosas no han dado oportunidad de detenerse a pensar y analizar lo que sucede, simplemente hemos reaccionado a la altura de las circunstancias y lo mismo hemos tenido que acostumbrarnos a pasar necesidades, inclemencias del tiempo, de todo. Hemos de relámpago hecho a un lado las fiestas de carne asada, el banquete de navidad, la fiesta del día del maestro para convertirnos poco a poco en gente de lucha. Pero también hemos poco a poco dejado de ser extraños a los ojos de nuestros propios compañeros, para iniciar una nueva etapa donde podemos conocer a los esposos o esposas, los hijos, los padres, en fin.

Reconocemos que muchas cosas hubieron tenido que analizarse mejor, que otras debieron haberse dado, que muchas más se hicieron correctamente, pero lo importante es que a un año, nos mantenemos firmes en la lucha, inamovible la esperanza, nuestra mirada y pensamientos fijos en la misma idea. ¿Si te preguntara ahora mismo que lees este artículo, que es para ti SITRAD, que me responderías? ¿Qué significa para ti el SITRAD?, no una persona, el amigo o a secas el compañero, el que te cae mejor o peor, del que tienes certeza o desconfianza, no, ¿Qué significa para ti el SITRAD, su gente, la lucha, su esencia? ¿Qué harías si ahora mismo mientras lees estas líneas, llega a tu celular el mensaje: URGENTE, REUNIRSE EN CONALEP AHORA MISMO, TOMAMOS LA ESCUELA, ¿Irías?, ¿Podrías dejarlo todo en este justo momento y acudir al llamado? ¿Qué pensamientos pasarían por ti en ese momento? ¿No recordarías por un momento a esos niños a los que has visto ir a las reuniones, enfadados por la espera, desvelados, cansados mientras su mamá o papá escucha la reunión ahí de pié por horas?. ¿Y tu familia? ¿la casa que esperas, la puedes vislumbrar en ese momento del mensaje? ¿tu pareja, tus hijos, que lugar ocupan en SITRAD? ¿Puedes imaginarte una vida mas digna, tal vez conduciendo otro auto o mejorando tu vivienda?, ¿No es acaso soñar con algo justo? ¿no es acaso pelear con todo lo que tienes por algo merecido?, si has pensado intensamente en dar respuesta a cada una de estas preguntas, podrías contestar mas sesudamente la primera?, ¿QUE ES PARA TI SITRAD?

En esa respuesta se esconde toda nuestra lucha, ahí esta todo lo que somos. SITRAD eres tu, porque tu lo has forjado, no sería el mismo si no llevara impreso un pedacito de tu esfuerzo, SITRAD es de ti, tu eres de SITRAD. Nunca, podrás apartar de tu mente estos tiempos, nunca aunque te vayas, siempre llegará a ti el coraje cuando recuerdes a los niños, a tu gente, tu trabajo, las reuniones húmedas y semi obscuras de nuestra sede. Y cuando pasen los años y tengas muchos recuerdos vagos e inciertos de tu vida, siempre estará ahí indeleble tu historia en el SITRAD, siempre llegará a tu rostro una sonrisa dibujada, y a tu mirada una chispa de vida.

Sin embargo, no habría peor injusticia que quedarse en el camino, no habría peor tristeza que escribir una historia sin final, no habría peor vergüenza que la que tendrías que callar por no contar a tus hijos que no pudiste llegar hasta el final, y entonces la sonrisa dibujada y la chispa en tu mirada sería un acto cómplice que con fuerza recobrada se negaría a ser olvidada.

Hoy, hace un año, dejaste de ser un prestador de servicios para ser un guerrero, dejaste de portar el gafete azul para anunciar con letras rojas que estás en lucha, dejaste de ser dócil para ser rebelde, dejaste a un lado tu mirada huraña para ver de frente y firme, dejaste de escuchar solamente para poder hablar también. Pero dejaste de ser su maestro para ser perseguido. Dejaste de ser el mejor para ser delincuente sexual, dejaste de ser ‘trabajador’ para ser un holgazán. Claro! Dejaste morir el abuso para que naciera SITRAD.

Esta entrada fue publicada en Blog. Guarda el enlace permanente.

1 respuesta a Sitrad, hace un año…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.